descripción de la imagen

Tipo y cantidad de grasa: su impacto en la palatabilidad

Una investigación revela diferencias en las preferencias de perros y gatos por las fuentes y concentraciones de grasa de las croquetas

Investigación y desarrollo, AFB Internacional

Resumen:

La grasa juega un papel importante en la comida para perros y gatos, proporcionando beneficios nutricionales, funcionales y de palatabilidad. El tipo y la cantidad de grasa utilizada varía según la dieta, las especificaciones del producto terminado y el fabricante. Ha habido investigaciones limitadas que evalúen la correlación entre la palatabilidad y las fuentes tópicas de grasas y sus cantidades aplicadas, lo que deja a muchos fabricantes de alimentos para mascotas cuestionando el impacto potencial que varias combinaciones pueden tener en las preferencias de perros y gatos.

Para evaluar, AFB International llevó a cabo una investigación en las instalaciones del Centro de Recursos de Evaluación de Palatabilidad (PARC) de la compañía sobre el efecto que tienen tanto las fuentes externas como los niveles de grasa sobre la preferencia de palatabilidad en perros y gatos. La investigación encontró diferencias en las fuentes y niveles de grasa preferidos por perros y gatos, lo que demuestra que las dietas se pueden adaptar en función de las preferencias de los animales.

Estos conocimientos ayudan a los fabricantes de alimentos para mascotas a determinar la fuente potencial de grasa y los ajustes de concentración para aumentar la palatabilidad de sus marcas de alimentos para perros y gatos.

Diseño experimental y protocolo de prueba:

El diseño del estudio consistió en 5 fuentes de grasa (aceite de canola, grasa de pollo, sebo de res, grasa de tocino y aceite de arenque) aplicadas tópicamente en dos niveles (3% y 9%). Las diferentes fuentes de grasa representaron una variedad de sabores y aromas, mientras que los dos niveles de aplicación simularon los niveles alto y bajo aplicados en un recubrimiento tópico. Para controlar la variabilidad, se utilizaron las mismas croquetas, equipos, medidas y paladares en ambas raciones de cada especie. Todas las combinaciones se recubrieron tópicamente con croquetas económicas para perros y gatos a base de cereales junto con un paladar sin carne. La grasa y el paladar se aplicaron secuencialmente sobre la croqueta. Cada combinación de fuente de grasa y nivel de aplicación se probó entre sí en un proceso por turnos y los datos se analizaron en un modelo Bradley-Terry. Esto tomó los datos de cada combinación y formó una clasificación de las grasas desde la más preferida hasta la menos preferida. Se realizaron pruebas de alimentación con paneles de animales de razas mixtas en PARC. Se realizaron pruebas de alimentación de preferencia pareada con dos exposiciones (20 animales x 2 días) y la colocación del recipiente se alternó cada día. Se recogieron datos sobre los gramos consumidos y el plato de primera elección para ambas especies animales.

Resultados:

Los perros y gatos tienen diferentes preferencias en cuanto a la fuente y concentración de la fuente de grasa.

Resultados del ensayo del panel de perros y gatos: fuente de grasa y porcentaje aplicado en orden de preferencia

Para los perros, los resultados mostraron una mayor respuesta general a concentraciones/niveles de porcentaje de grasa más altos (9% frente a 3%). Los resultados también

 demostró preferencia por fuentes de grasas con más sabor y aroma. Además, hubo una diferencia significativa en la palatabilidad entre las dos variables mejor clasificadas en comparación con todas las demás.

Los resultados de las pruebas con gatos fueron muy diferentes en comparación con los resultados de las pruebas con perros. Para los gatos, hubo menos diferenciación de preferencia entre las fuentes y concentraciones de grasa mejor clasificadas frente a las peor clasificadas, lo que estadísticamente no proporcionó un favorito independiente como en las pruebas con perros. Los gatos, en general, prefirieron el nivel más bajo de concentración de grasa (3%). Las fuentes de grasas con más sabor, como el tocino, también obtuvieron buenas calificaciones.

conclusiones:

La investigación mostró diferencias en las fuentes de grasa de las croquetas y las preferencias de concentración en perros y gatos. Para los perros, generalmente se preferirá una concentración de grasa del nueve por ciento en una croqueta a la aplicación más baja del tres por ciento. Las fuentes de grasa de tocino y sebo de res fueron las más preferidas por los perros en los ensayos.

Para los gatos, una concentración de grasa del tres por ciento generalmente funcionará mejor que el nueve por ciento para la mayoría de las fuentes de grasa.

 

Atrás